9 de enero de 2011

Visitando un pueblo Wichi, un viaje muy especial

Nos disponíamos a empezar este viaje al que llamábamos “diferente”, ya que no seria un viaje de placer, si no un viaje en el cual íbamos de voluntarios. Íbamos a colaborar a una escuela llamada Misión Noé en el pueblo de Chiriguanos a aproximadamente 400 kilómetros de la capital formoseña. De Buenos Aires serán aproximadamente unos 1550Km (el pueblo de Chriguanos también es conocido y figura en algunos mapas con el nombre e Ramos Mejia)

Éramos aproximadamente 13 personas distribuidas en tres autos. Salimos todos juntos desde zona oeste (provincia de Buenos Aires), pero a las tres horas de viaje, al llegar a Rosario, uno de los autos se rompió y el segundo auto le hizo de soporte, ya que ellos tenían unos parientes cerca. Nosotros, el auto en el que yo viajaba, seguimos viaje por autopista Rosario-Santa Fe. Ahí agarramos la ruta 11, que tiene las curvas más sorpresivas, cerradas y largas que vi en mi vida, de hecho hay curvas de casi 90 grados, transitar esa ruta y de noche fue verdaderamente toda una odisea. Paramos a desayunar en un pueblito santafesino de “Margarita”. Un pueblo pequeño pero acogedor, donde en la Terminal nos explicaron como seguir viaje hasta Formosa, ya que estábamos solos, y no conocíamos la ruta.

Seguimos por la once hasta llegar a resistencia, debíamos en esa zona prestar atención, porque nos habían advertido que la ruta no estaba señalizada y que podíamos perdernos.

 
Pasando resistencia más o menos 50 Km. estaba el empalme con la ruta 90, pero era justo entrando al pueblo del Colorado, y una imagen muy tierna nos hizo desviar nuestra atención. Unos niños izando la bandera del colegio… como debían cruzar la ruta para llegar al mástil iban todos ataditos de una soga, no se describir bien la humildad, el respeto y orgullo con el que caminaban los niños de ese colegio, pero realmente nos emociono, tanto que no nos dimos cuenta que teníamos que haber doblado, y seguimos derecho. La ruta se ponía cada vez peor, unos baches increíbles, al punto de intransitable. Caímos en la cuenta de que estábamos perdidos, pero decidimos continuar hasta encontrar alguien a quien preguntar, a todo esto eran como las dos de la tarde, una temperatura de casi 43º y nadie y nada sobre la ruta. El primer pueblo que apareció fue el pueblito de San Francisco de Laishi. Bajamos en la comisaría y le preguntamos al comisario como hacer para llegar a Chiriguanos.

Nos confirmo lo que ya sabíamos, que le habíamos errado al camino, y no podía creer como es que hicimos para venir por el camino que vinimos, ya que es intransitable, y de hecho así lo era. Según el comisario lo mejor sería ir hasta Formosa capital, para lo que faltaban todavía 70km mas y ahí si agarrar la ruta Nº 81 que iba a chiriguanos… a modo ilustrativo podría decir que eso seria como cruzar de punta a punta Formosa,  pero así lo hicimos, no quedaba otra opción. Después de casi 24hs de viaje, y siendo ya la noche del viernes llegamos al colegio para empezar con nuestra misión de ayudar y compartir un momento con esta gente tan necesitada. Esta provincia argentina tiene la particularidad de tener un clima subtropical con estación seca. La temperatura es siempre elevada, y puede llegar hasta los 50º. En el momento en que nosotros estábamos hizo también bastante calor, pero gracias a Dios no alcanzo los 50º, con 44 ya sentíamos asarnos.

4 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bella crónica de viaje con interés humanitario. Un abrazo. Carlos

El Gaucho Santillán dijo...

Que recuerdos.

Vivì en Resistencia tres años, hasta el 2009.

Que gente sana, èsa.

un abrazo.

Mercedes González dijo...

Eso es toda una aventura!! derroche de adrenalina y corazón. Sería hermoso que compartieras también la experiencia y las vivencias en esa escuelita Misión Noe.

Besitos

don vito andolina dijo...

Hola Karu, gracias por llevarnos de viaje....trepidante....muy hermosas tus letras....pasa buena atrde, besos y besos guapa.