9 de junio de 2015

PERDON-D-AR



Kim Phuc, corriendo desnuda con tu torso quemado.
Ayer escuche hablar sobre Kim Phuc, quizás te suene su nombre, quizás no. Te cuento que Kim, es la niña de la imagen que recorrió el mundo hace 39 años, en la que aparece corriendo con su cuerpo desnudo quemándose en la guerra de Vietnam.

Un fotógrafo llamado Nick Ut, capturó ese terrible momento y más tarde fue galardonado con el premio Pulitzer. Su foto fue, sin duda, fue un símbolo de la guerra, pero su protagonista quiere enseñar, transmitir algo totalmente diferente a la guerra: perdón, esperanza y paz.
El cuerpo de Kim quedo con marcas visibles e invisibles de un ataque que ella no merecía… su vida cambio para siempre a partir de ese día… tuvo el 65% del cuerpo quemado, perdió su casa, algunos familiares y amigos. Con tan solo 9 años paso  interminables meses en el hospital y 17 operaciones de injertos de piel.

A vos y a mi seguro lo primero que se nos ocurriría pensar es en: Justicia,  venganza, muerte, castigo, pena, cárcel para cada uno de los cometieron esto. ¿Sabes en que piensa ella? en PERDON!

Puf, que difícil, cuantas veces nos han lastimado, engañado, traicionado, y cuantas veces también, hemos sido nosotros quienes lastimamos….
Hace un tiempo atrás me culparon de algo que no hice... al principio me sentí muy mal porque el verdadero culpable no decía nada y dejaba que se hablara mal de mi.. Me daba impotencia, ira, bronca… quería ir y zamarrearlo hasta que dijera la verdad. Entonces vino una amiga y me dijo: “A él ya lo conocemos, y a vos también. El prontuario lo tiene él, no vos. PERDONALO, no solo no sabe lo que hace si no que también, tiene mucho que aprender. Y sabes que, también vos podes aprender y practicar eso de la otra mejilla, y el perdonar setenta veces siete”
Que bueno tener esta calidad de amigo que puedan abrirnos los ojos con unas palabras y comprimir nuestra ira. Así fue quizás por primera vez pude refrenar mi impulsividad y perdonar, asi, sin más. Perdonar la ofensa, sin que nos pidan perdón!

Es fácil perdonar las cosas sencillas, un empujón, un olvido, una mentirita, una llegada tarde. El merito esta en perdonar lo que realmente nos duele. Siempre resuena en mi una frase “Ama a tu prójimo como a ti mismo” qué difícil es amar a algunos…
Si no aprendemos a perdonar y amar a los que nos han agredido, entonces con que criterio podría pedir/orar/rezar siquiera el padrenuestro donde empleamos el Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”

Sin duda el perdón no es algo que aprendemos de la noche a la mañana, porque no hay nada más difícil que llegar a amar a quien no “bancamos” o quien nos lastina en lugar de reaccionar con venganza, buscando justicia a cualquier precio…. Ojo no digo que sea fácil eh… Pero mira la historia de Kim, como esta mujer nos enseña a perdonar a aquellos que le han marcado la vida y no solo de forma física.
Estaría bueno poder alentar a las personas a que se amen y ayuden entre sí. Creo fervientemente que el amor es la clave de todo. Creo que la vida se trata de AMAR, y amar con todas la letras. Amar en la risa, en el llanto, en la diferencia, en el perdón. Tenemos que aprender cómo ser más tolerantes, estar atentos a las personas, escucharlas, sacar el foco por un rato de nosotros y mirar al costado  ayudando a los demás. Creo que deberíamos dejar de dejarnos llevar por la ira y la bronca del momento y como he dicho en varias oportunidades en el blog, ponernos en el lugar del otro (difícil tarea si las hay).
Los adultos muchas veces no vivimos en el amor, ni siquiera nos escuchamos. Deberíamos aprender de los niños que en 3 segundos arreglaron sus problemas y diferencias. Deberíamos salir del lugar de victimas, tener paciencia, sentir compasión… Quizás el perdón que esperamos no llegue nunca, quizás nunca se animen a pedirnos perdón por el error que cometieron pero demos nosotros el primer paso, y digamos, YO TE PERDONO!
Después de perdonar, decidí cuál es el tipo de relación que preferís mantener con esa persona pero algo vas a aprender seguro, y es que El perdón va en siempre en beneficio del que perdona.

26 comentarios:

ËMy£iâ dijo...

Ya todo lo has dicho ! " El perdón va siempre en beneficio del que perdona ", es mas, al otro con ese perdón, lo desubicas o lo descentrar, si que le queda un mínimo rasgo de conciencia como ser humano.
Esa foto es imposible de olvidar.

Cariños, compatriota.

karin rosenkranz dijo...

un buen consejo sin duda, perdonar a veces es difícil, pero no imposible.
saludos

P MPilaR dijo...

No es buen consejero devolver mal por mal : ello solo genera odio y agrava las propias lesiones que a uno se le haya infligido. Este es sin lugar a dudas in ejemplo oalnariovde la bondad de corazón. Y de la grandeza de alma.
Claro que es difícilmente asimile cuando se atraviesa en primera persona una situación similar.
Un placer haberte encontrado en este blog, tb, de modo fortuito.
In abrazo

P MPilaR dijo...

No es buen consejero devolver mal por mal : ello solo genera odio y agrava las propias lesiones que a uno se le haya infligido. Este es sin lugar a dudas in ejemplo oalnariovde la bondad de corazón. Y de la grandeza de alma.
Claro que es difícilmente asimile cuando se atraviesa en primera persona una situación similar.
Un placer haberte encontrado en este blog, tb, de modo fortuito.
In abrazo

Mari-Pi-R dijo...

Gracias en un principio por pasar por mi espacio y quedarte seguidora, con lo cual he podido descubrir tu blog, estupendo él, me gusta tal como lo relatas.

Yo también creo que hay que perdonar y olvidar no guardar rencor aunque a la persona que nos hace sufrir, siempre es bueno aclarar las cosas pero muchas veces las cosas vienen por una tontería y da mucha pena no saber perdonar y perder la amistad de aquella persona.

Un abrazo.

Myriam dijo...

Va en beneficio porque al hacerlo, se libera del resentimiento, que es una emoción negativa que al quedar metida en el cuerpo (mental y físico) lo enferma. Esto dicho desde la psicoligía y la salud mente-cuerpo. Ni siquiera es necesaria la virtud del amor.

Besos, Karu

José Ramón dijo...

Interesante su blog gracias por su visita Saludos

AMALIA dijo...

Profundo y bonito tu escrito con un gran mensaje.
Es bueno perdonar. Creo que te libera y te hace feliz.
Gracias por tan buen consejo.
Un besito. Me alegra tu regreso.

Anónimo dijo...

Buenísimas palabras! Sin duda un gran ejemplo Kim Phuc.

Besote amiga 👍
Eve

LAO Paunero dijo...

odies o perdones volverá hacia vos... grandes y dolorosas verdades Karu..

Genín dijo...

Yo creo que todo depende de la dependedera... :)
A Kim le interesaba perdonar ¿Que ganaba no perdonando a USA que fue "quien" la quemó? Sin embargo, perdonando le ha ido muy bien por que los USA la han recompensado enormemente según tengo entendido. También habría que saber si realmente los perdonó o fue de puertas a fuera por interés. Otra cosa es no perdonar a tu amigo, a tu hermano, a tu madre, osea a la gente que tienen cara y están en nuestras vidas, o por el contrario, perdonarlas, hasta puede cambiar vidas dependiendo si se perdona o no, en fin, un tema muy complejo...
Besos y salud

sabores compartidos dijo...

Bueno si uno se cierra en bada a lo mejor lo que genera es un odio que te puede ir comiendo por dentro. Si no puedes perdonar al menos dejalo correr.
Besotessssssssssssssssssssssssss

CRISTINA dijo...

Hermosa entrada, ¿Es fácil perdonar las cosas? Depende de las ganas que tengamos de avanzar, porque es la única manera no solo hay que perdonar al otro si no también, y lo más importante. Es perdonarnos a nosotros mismo, eso te hace sentirte más ligero, y mejor contigo mismo.
Un abrazo.

Pedro Luso dijo...

Excelente a sua matéria. Parabéns à locutora.
Abraços.

Gumer Paz dijo...

Nick Ut ganó un Pullitzer por esa fotografía el 8 de Junio 1972. Después de tomarla, ayudó a unos soldados a llevar a esa niña al Hospital.
Me ha encantado tu artículo Karu!
Muchos besos :)

RECOMENZAR dijo...

Un aplauso muchacha Uno de tus mejores textos
Te admiro
Besos

Sara O. Durán dijo...

Tan necesario que es perdonar... sin embargo en casos como este, qué difícil.
Te luciste con esta entrada Karu, te felicito.
Un abrazo de anís.

Maria Rosa dijo...


Muy interesante tu reflexión. debemos perdonar, no sólo por el otro, también por nosotros, es triste vivir con bronca en el alma. saber perdonar es aliviarnos del sentimiento que nos hace mal.
He vivido un momento parecido al tuyo, fui acusada por algo que no hice y por el único motivo de escalar posiciones, sufrí mucho , pero en pocos años todo lo que esas personas hicieron se vino abajo. Construyeron sobre arena.

Un abrazo.

Escritos en tu nombre dijo...


Gracias por tu visita. He leido tu texto y me he quedado pensando; cuántos pueden rehacer su vida como lo hizo KIm Phuc, muy pocos. El saber perdonar la debe haber ayudado a vivir en paz con los demás y con ella misma.

Saludos.

Rud dijo...

Hola, Karu
Conocía el nombre y la terrible imagen de Kim Phuc (de la guerra de Vietnam), pero desconocía que tuviese un corazón tan grande y una inteligencia sin límites, pues toda curación, sea física o mental comienza por tratar de olvidar los agravios y disculparlos.
Has escrito una hermosa página de paz, amor y reflexión sobre la importancia de ser más tolerantes e intentar ponernos en los zapatos de los demás.
Muchas gracias por pasar por mi Villa Encantada. Cordiales saludos, un gran abrazo

Juan Ignacio dijo...

Amar y perdonar siempre, eso nos dijo Cristo que hiciéramos. Creo que es mejor perdonar que llevar la razón.

Un beso.

Juan Ignacio dijo...

Amar y perdonar siempre, eso nos dijo Cristo que hiciéramos. Creo que es mejor perdonar que llevar la razón.

Un beso.

Esteban dijo...

¡Hola Karu!
Tengo esa foto metida en la cabeza, es algo terrible. Y tienes toda la razón, es necesario perdonar, nos hace bien, y es algo que debe ser verdaderamente sentido pues de lo contrario no sirve para nada y nos damos cuenta. Es difícil, ciertamente, a veces muy difícil; también lo es, quizá más, perdonarse a uno mismo, sin embargo es muy necesario so pena de enfermar.
Un abrazo.

PEPE LASALA dijo...

El ojo por ojo no tiene ningún sentido Karu. Debemos perdonar. Un fuerte abrazo de corazón, me despido ya de ti hasta Septiembre por el Verano. @Pepe_Lasala

Ernesto. dijo...

Hola Karu.

Sin duda que el perdón no es algo que aprendemos de la noche a la mañana... Y tampoco es necesario “amar” al ofensor. Basta con perdonar lo sucedido, la ofensa, el agravio y el dolor producido. En una palabra, perdonar la “causa” de habernos visto envueltos en algo así...

En un cierto sentido de la vida profunda que somos, la causa no estaría en el otro, el ofensor. Sino en nosotros. Sino existiese esa tecla que al tocarla, el “cómplice necesario”, el otro, nos hace saltar, no saltaríamos. Sí la tecla está sucederán cosas en nuestra vida que la pondrán de relieve, pequeñas o grandes, livianas o traumáticas, de incógnito o en medios de comunicación. En sí es irrelevante, si bien, humanamente hablando, reconocemos que algunas impactan más que otras. Pero los efectos de “no perdonar”, incluso en pequeñas cosas cotidianas, familiares, de vecinos, trabajo, etc., ocasionan a la persona daños mucho más graves que los sufridos por la propia Kim Phuc.

Una afirmación, oración, decreto o como quiera que se le llame que causa la liberación del ofendido, del ofensor también, pero ello ya no nos concierne, es ésta:

“Perdono toda lo que deba ser perdonado y también me perdono a mi mismo. Doy mi amor y mi perdón a todo el que lo necesite”.

Ni una palabra o recuerdo a lo sucedido. Ni una palabra o recuerdo al “ofensor”. En ocasiones, nombrarle o recordar, pudiese perturbar el trabajo a realizar.

Es uno mismo el que realiza el trabajo por y para uno mismo. En silencio. En secreto.

Un abrazo.

lluvia dijo...

Me ha encantado esta entrada... hace tiempo escribi en mi blog sobre el perdon.. hay q aprender a perdonar porque como muy bien dices, primero por amor a uno mismo y por amor a los demas.
besos